Noticias

3 de marzo 2019

Día Mundial del Riñón 2019

kidney-health-day

Maria Goretti Moreira Guimarães Penido en nombre del:
Departamento de Nefrología Pediátrica de la Sociedad Brasileña de Nefrología

Nilzete Liberato Bresolin en nombre del:
Departamento de Nefrología Pediátrica de la Sociedad Brasileña de Pediatría

El Día Mundial del Riñón se celebra anualmente el segundo jueves de marzo. Es una campaña global centrada en la concienciación sobre la importancia de las enfermedades renales y su impacto en la salud a corto y largo plazo.

En términos pediátricos es importante destacar que las enfermedades renales pueden ser, inicialmente, “silenciosas” con signos y síntomas inespecíficos, que pueden, sin embargo, resultar en consecuencias dañinas en el nivel renal y sistémico.

Al llamar la atención de la comunidad médica sobre este Día Mundial del Riñón, se tiene por objetivo estimular a los colegas pediatras a involucrarse con medidas que apunten al diagnóstico precoz y preventivo de entidades clínicas nefrológicas a partir de alto grado de sospechosas.

Estas medidas preventivas deben ser primarias, es decir, el pediatra y otros profesionales que tratan a niños y adolescentes deben tratar de eliminar o reducir la exposición a factores de riesgo para la enfermedad renal crónica.

Esta prevención se inicia antes de que una mujer se embarace y durante la gestación, por lo tanto, los ginecólogos y los obstetras deben ser orientados.

1. Para el control de la futura madre se debe estar atento a:

• uso de drogas (inhibidor de la enzima de conversión de angiotensina – IECA, bloqueador del receptor de angiotensina – BRA, antiinflamatorio no esteroideo – AINES, drogas ilícitas)

• sobrepeso / obesidad y síndrome metabólico

• dislipidemia

• nutrición de la futura madre

• enfermedades en la futura madre (rubéola, toxoplasmosis, citomegalovirus, etc)

• asesoramiento genético

• uso de ácido fólico

2. Para el control de la gestante se debe estar atento a:

• uso de drogas (IECA, BRA, AINES, drogas ilícitas)

• sobrepeso / obesidad y síndrome metabólico en esta gestante

• dislipidemia

• prohibición de fumar y de ingerir alcohol

• nutrición materna

• enfermedades en la gestante (rubéola, toxoplasmosis, citomegalovirus, etc)

• prevención de la prematuridad, si es posible

• detección precoz del crecimiento intrauterino retardado

3. Para el control del recién nacido, especialmente los prematuros, prematuros extremos y  el lactante se debe estar atento a:

• enfoque adecuado y precoz de la sepsis neonatal (atención a las drogas nefrotóxicas – AINES y aminoglucósidos = potenciación), cuidado con el uso de contrastes, atención para el diagnóstico de injuria renal aguda, para hipovolemia y shock con reposición rápida y mantenimiento de volumen.

• uso de drogas en la madre lactante (IECA, BRA, AINES, drogas ilícitas, tabaco y alcohol)

• estímulo a la lactancia materna

• nutrición del lactante

• atención al tabaco pasivo

• cuidado con la ganancia de peso rápido (“catch up”) post-natal

Para alcanzar estos objetivos es necesario envolvimiento y orientación de los pediatras, padres y cuidadores.

4. Para el control de niños y adolescentes se debe prestar atención a:

• prevención de sobrepeso / obesidad y dislipidemias

• educación alimentaria

• actividad física

• lactancia materna

• restricción de tabaco y alcohol

• Práctica de una alimentación sana y del ejercicio.

Para que esto ocurra efectivamente, es necesario la concientización y la participación de los profesionales de salud (pediatras y otros), de los padres, de la escuela y de toda comunidad. Es importante saber que los patrones alimenticios se establecen en los dos primeros años de vida, es decir, período cuando se crea el paladar. Médicos y otros profesionales de la salud, padres o cuidadores, escuelas y guarderías deben orientar a la familia y los niños y deben ser ejemplos.

Población Pediátrica en Riesgo

La población pediátrica considerada a riesgo que debe ser rastreada siempre:

• Historia familiar de enfermedad renal crónica u otra enfermedad renal genética,

• Historia familiar de hipertensión, diabetes y enfermedad cardiovascular

• Los recién nacidos de bajo peso y prematuros, especialmente prematuros extremos

• Historia de larga permanencia hospitalaria en el período neonatal

• Displasia o hipoplasia renal

• Historia de tumores y traumas medulares

• Malformaciones congénitas del tracto urinario

• Historia previa del síndrome hemolítico-urémico

• Historia previa de glomerulopatías

• Niños con sobrepeso / obesidad

• Pacientes con enfermedades de la vejiga: vejiga neurogénica (especialmente los portadores de mielomeningocele) y disfunción del tracto urinario inferior (principalmente si hay ITU febril recurrente).

Otras informaciones de alerta también de extrema importancia se describen a continuación:

1) Estar conscientes que cerca del 10% de los lactantes, especialmente lactantes jóvenes (uno a seis meses de vida), que llegan a las salas emergencias, teniendo como único signo fiebre alta, pueden tener ITU,

2) Saber que la ITU es común en el grupo de edad pediátrica. El patrón oro para su diagnóstico es el urocultivo positivo a partir de la recolección adecuada de la orina,

3) Saber que pacientes con hidronefrosis fetal deben ser evaluados en el posnatal inmediato por el nefrólogo pediátrico y conducidos de acuerdo con protocolos específicos,

4) Saber que los niños y adolescentes deben tener sus niveles de presión arterial evaluados, usando una técnica adecuada y que deben ser clasificados de acuerdo a tablas que tengan en consideración el sexo, la edad y el percentil de estaura. Aquellos diagnosticados con hipertensión o con presión arterial elevada deben ser orientados en relación a las medidas no farmacológicas para el control de la presión arterial:

• reducción de peso para los obesos y aquellos con sobrepeso,

• ingestión de frutas y verduras frescas,

• reducción de las dietas con exceso de sal, grasas y carbohidratos,

• Reducción del sedentarismo y estímulo a las actividades al aire libre:

Recomendaciones para 60 minutos de actividad física por día,

Participación en las actividades domésticas, adecuadas para la edad (barrer, guardar camas, etc)

o Paseos familiares que incluyan caminatas, bicicleta, natación u otras actividades recreativas. Restringir el uso de TV, juegos, ordenadores y celulares a <2 horas al día.

5) Saber que los niños deben ser investigados en relación al hábito miccional e intestinal. Si hay disfunción deben ser orientados y siempre que sea necesario, deben encaminarse para evaluación especializada.

6) Tener conocimiento de que la incidencia y prevalencia de urolitiasis (UL) en pediatría ha aumentado en las últimas décadas y siempre que haya este diagnóstico hay necesidad de investigación sobre la etiología y tratamiento preventivo de recurrencia además de tratamiento específico. La UL puede ser la presentación de enfermedades graves en pediatría, como por ejemplo la cistinuria y la oxalosis,

7) Saber que todos los pacientes pediátricos que tuvieron Lesión Renal Aguda pueden evolucionar con compromiso de la función renal a largo plazo y deben ser vigilados por el desarrollo de microalbuminuria y / o proteinuria, hipertensión arterial y disfunción renal progresiva,

8) Estar conscientes que fallo en el crecimiento puede tener como causa nefropatías y / o enfermedad renal crónica y deben ser consideradas entre las hipótesis diagnósticas,

9) El diagnóstico de hematuria debe confirmarse adecuadamente y que sus causas deben investigarse y aclararse para reducir la ansiedad para el paciente y sus familiares y para orientar a qué paciente deberá ser encaminado al nefrólogo pediátrico,

10) Necesidad de identificar y tratar rápidamente episodios de deshidratación prolongada, principalmente en pacientes a riesgo de desarrollar enfermedad renal crónica.

La prevención de enfermedades renales comienza antes del embarazo, durante el embarazo y durante toda la infancia. Somos todos responsables: los médicos, los padres, los cuidadores, las escuelas, las guarderías y la comunidad.

Maria Goretti Moreira Guimarães Penido en nombre del:
Departamento de Nefrología Pediátrica de la Sociedad Brasileña de Nefrología
Nilzete Liberato Bresolin en nombre del:
Departamento de Nefrología Pediátrica de la Sociedad Brasileña de Pediatría

Volver a Noticias